Compartir

El pederasta Daniel Galván, indultado erróneamente por el Gobierno de Marruecos, trabajó como traductor en el puesto de la Guardia Civil de Torrevieja, Alicante, cuatro meses de 2004, aunque su contrato era de cinco meses.

Según han informado a Efe fuentes del Ministerio de Interior, Galván fue contratado en esas dependencias del instituto armado entre el 25 de julio de 2004 y el 25 de diciembre de ese mismo año, aunque ejerció efectivamente durante cuatro meses.

El contrato era para traducir inglés, francés y árabe, según han subrayado las mismas fuentes.

Daniel Galván fue detenido el pasado 5 de agosto en Murcia después de que fuera revocado el indulto que le concedió el rey de Marruecos, por las protestas de los ciudadanos marroquíes contra la concesión de esta medida de gracia a un condenado a 30 años por abusar de menores.

El día 6 el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu decretó su ingreso en prisión provisional ante el riesgo de fuga y la gravedad de la pena impuesta, 30 años de cárcel, mientras se decide si cabe o no su extradición a Marruecos.

Galván tendrá que responder además a una denuncia por abusos a una menor en Torrevieja, Alicante.