Compartir

Un grupo de asaltantes, sospechosos de pertenecer al grupo extremista islamista Boko Haram, mataron a 44 personas que oraban en un ataque a una mezquita en el noroeste del país el domingo, informó anoche un funcionario gubernamental. “Hombres armados sospechosos de pertenecer al grupo Boko Haram ingresaron a una mezquita y dispararon a musulmanes que oraban, matando a 44 personas”, añadió el funcionario que pidió el anonimato, ya que no estaba autorizado para hablar sobre el ataque en el alejado pueblo de Konduga ocurrido el domingo.

El funcionario aclaró que el ataque sería una venganza contra grupos de personas que fueron formadas para ayudar a los militares a combatir a los extremistas de Boko Haram. Algunos vecinos indicaron que los atacantes llegaron luciendo uniformes militares camuflados, una táctica que han usado en el pasado para ocultarse, pero estos detalles no han sido confirmados de manera oficial.

El ataque coincide con el operativo de las fuerzas militares nigerianas que están realizan una ofensiva en el noreste del país para terminar con la insurgencia, tras declararse el estado de emergencia en la región en mayo. Los militares han creado grupos de vigilantes para ayudar a las autoridades a localizar y arrestar miembros de Boko Haram.