Compartir

Según resultados provisionales, con casi el 98 por ciento de los votos escrutados, el gobernante Frente para la Victoria (FPV) tenía el 26,3% para precandidatos a la Cámara de Diputados y un 27,4% en el caso del Senado, cifras que distan mucho del 54% de los sufragios que obtuvo Fernández en las presidenciales de 2011.

La mandataria sólo puede presentarse a una segunda reelección mediante una reforma constitucional que precisa de la aprobación por parte de mayorías especiales en las dos cámaras del Congreso.

Si el veredicto de las urnas en las legislativas de octubre coincide con el de las primarias del domingo, ello se traduciría en que el kirchnerismo contaría con el respaldo de sólo 38 de los 48 senadores necesarios para cambiar la Carta Magna.

Ese hipotético resultado le “alejaría de manera casi definitiva la posibilidad de impulsar una reforma constitucional que consagre una eventual re-reelección presidencial”, escribió la politóloga María Matilde Ollier en el diario “La Nación”.

“El sueño de la re-reelección duerme en una lápida”, sentenció en diálogo con Efe el analista Patricio Giusto, de la consultora Polilat.

El director periodístico del diario económico “El Cronista”, Fernando González, aseguró también que “la posibilidad de una nueva reeleción para la presidenta dejó anoche de ser un proyecto y se convirtió en una utopía”.

Incluso en círculos kirchneristas se admitió la dificultad de sumar de aquí a octubre los apoyos necesarios para modificar la Carta Magna.

“Ojalá que algún día se pueda hablar de una reforma de la Constitución y una reforma judicial, pero ese es un debate que seguramente vendrá después de 2015”, aseguró el referente de la agrupación kircherista Carta Abierta, Ricardo Foster, a “La Nación”.

Las elecciones primarias argentinas de este domingo definieron los candidatos que podrán competir en las elecciones legislativas del próximo 27 de octubre, en las que se renovarán 24 escaños del Senado y 127 de la Cámara de Diputados.