Compartir

«Somos cristianos y no creemos en el aborto, la homosexualidad ni en el control estatal de la iglesia». Estas fueron las primeras palabras de la madre de una familia que decidió dejar EE.UU. y lanzarse a la mar huyendo del supuesto control que el Gobierno estadounidense ejerce sobre la vida de los ciudadanos. Esta peculiar familia inició su particular «viaje a lo desconocido» hace varias semanas, …