Compartir

El alcalde de Londres, Boris Johnson, ha reclamado a España que “quite sus manos” de Gibraltar después de que Madrid anunciara que tomará “las medidas necesarias” para defender sus intereses en el Peñón.

El alcalde conservador ha exigido al Gobierno británico hacer “quitar las manos españolas del cuello de nuestra colonia” después de que España aumentara los controles fronterizos en represalia por la construcción de un arrecife artificial con bloques de cemento hundidos en la bahía de Algeciras para impedir incursiones de pescadores españoles en aguas que los británicos consideran suyas.

“Quita las manos de nuestro Peñón, eso es lo que yo digo”, escribe Johnson en una columna publicada hoy por 'The Daily Telegraph'. “Espero que, de una u otra forma, hagamos quitar las manos de España del cuello de nuestra colonia, porque lo que está sucediendo en este momento es infame”, agrega.

El conflicto que enfrenta a España y al Reino Unido en torno a Gibraltar, un enclave de siete kilómetros cuadrados cedido a Gran Bretaña en 1713 y en el que viven 30.000 personas, volvió a resurgir a finales de julio entorno al derecho a la pesca en las aguas que lo rodean. Johnson acusa a España de “revivir el acoso de la época de Franco”. El alcalde de Londres compara las reivindicaciones de España sobre Gibraltar a las de Argentina sobre las Malvinas y opina que ambas están destinadas a distraer la atención de problemas domésticos. “Esto no es una pelea por pescado”, dice. “Me temo que esto sea una flagrante táctica de distracción” por parte de Madrid, añade. “La crisis que enfrenta el Gobierno español es la del euro, no la del derecho de los gibraltareños a pescar frente a su Peñón”, remacha.

Normalidad en la frontera

Mientras tanto, el tránsito de vehículos en la frontera de Gibraltar está siendo normal esta mañana, después de que a última hora de ayer se produjeran colas de más de dos horas para entrar en el Peñón.

En las primeras horas de hoy, tanto las entradas como las salidas de vehículos del Peñón están siendo fluidas, como ocurrió en los últimos días. Sin embargo, las colas regresaron a la frontera a última hora de ayer, coincidiendo con la vuelta de centenares de gibraltareños tras el fin de semana. Estas retenciones se produjeron únicamente para entrar en el Peñón, ya que las salidas hacia La Línea de la Concepción (Cádiz) fueron fluidas.