Compartir

Todos los domingos que puede, Miguel Arias Cañete se escapa a su casa de Jerez de la Frontera a «trastear» con sus coches clásicos, todos modelos ingleses de los años 50 y 60: un Austin Cooper del 63, un Alfa Romeo, un Morgan verde, pero no verde botella ni verde menta sino el verdadero e inigualable british racing green. «Como son coches de mecánica sencilla y además se usan poco se les rompen po…