Compartir

Apenas un mes después de los graves disturbios que sacudieron Belfast, las calles de la capital norirlandesa han vuelto a incendiarse. Una marcha convocada por simpatizantes del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA) fue el origen de una batalla campal que dejó al menos a 56 policías heridos cuando cientos de protestantes intentaron bloquear la manifestación. La protesta -convocada por la…