Inicio Últimas Noticias

EEUU y Rusia deben avanzar sobre Siria pese a sus conflictos, dice Kerry

Compartir

WASHINGTON (Reuters) – Estados Unidos y Rusia deben hallar formas de superar sus fuertes diferencias y acordar una forma de abordar el conflicto en Siria y otros temas mundiales problemáticos, dijo el viernes el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, mientras ambos países iniciaban conversaciones de alto nivel.

Los vínculos entre Estados Unidos y Rusia, muy tensos por la decisión de Moscú de otorgar asilo al exanalista de la agencia de espionaje estadounidense Edward Snowden, estaban «marcados tanto por intereses en común como, a veces, intereses contrapuestos y conflictivos», declaró Kerry en Washington.

«Hoy discutiremos estas diferencias, ciertamente, pero esta reunión resulta importante por encima y más allá de los desentendidos y de los momentos de desacuerdo», agregó.

Kerry y el secretario de Defensa, Chuck Hagel, reciben a sus homólogos de Rusia, Sergei Lavrov y Sergei Shoigu, durante alrededor de cinco horas en las llamadas conversaciones estratégicas y de seguridad «2+2».

El secretario de Estado de Estados Unidos afirmó que es clave que los dos países sean claros sobre sus diferencias, pero que también busquen avances sobre la defensa antimisiles, Afganistán, las disputas nucleares con Irán y Corea del Norte y la guerra civil de Siria, que ya dura dos años.

Aunque Washington y Moscú disienten en aspectos claves de la crisis en Siria, Kerry dijo que «tanto nosotros como nuestros países estamos de acuerdo en que para evitar el colapso institucional y un descenso al caos, la respuesta final es una solución política negociada».

Los comentarios de apertura de Lavrov no mencionaron todos los aspectos globales problemáticos, pero replicaron los de Kerry al enfatizar la necesidad de hacer que el Gobierno sirio y la oposición se reúnan a conversar en Ginebra.

La reunión en el Departamento de Estado de Estados Unidos comenzó en momentos que el clima político entre ambos países ha alcanzado uno de sus puntos más bajos desde el fin de la Guerra Fría.

La cancelación de esta semana por parte del presidente Barack Obama de una cumbre en Moscú debido a la decisión del mandatario ruso, Vladimir Putin, de dar a asilo a Snowden acabó con cualquier idea de que siga vivo un «reinicio» de vínculos con Rusia pretendido por Estados Unidos en los últimos años.

Funcionarios estadounidenses no prevén grandes avances el viernes, pero afirman que decisión misma de ir adelante con las conversaciones pese a las fricciones actuales es significativa.

Moscú y Washington no están de acuerdo sobre una larga lista de temas, desde la guerra civil en Siria hasta los derechos humanos y la prohibición rusa de la «propaganda homosexual». Sin embargo, existen otras áreas críticas para la seguridad global en las que han podido trabajar en conjunto.

Lavrov, citando al comercio como un área de cooperación, afirmó que los rusos «quieren (que la) economía sea mucho más prominente en nuestras relaciones».

«Hemos establecido cimientos muy sólidos para el trabajo futuro», sostuvo.