Compartir

Dos Santos, que a finales de junio llegó a Barcelona para una visita privada, indicaron las fuentes, retoma así su agenda oficial relacionada con el traspaso a Guinea Ecuatorial de la Presidencia de dicha organización regional que el pasado noviembre celebró su cumbre en Luanda.

La organización regional, centrada en la paz y la seguridad en la región del Golfo de Guinea, está formada, además de por los anfitriones de este año y el del pasado, por Camerún, Nigeria, Gabón, República del Congo, República Democrática del Congo y Sao Tomé y Príncipe.

Según ha informado hoy el Gobierno de Malabo, su ministro de la Presidencia del Gobierno, Baltasar Engonga, será el nuevo presidente en ejercicio de la Comisión del Golfo de Guinea (CGG), cargo que ocupaba el ministro angoleño de Relaciones Exteriores, Georges Rebelo Pinto Chikoti.

Ayer, en la sesión inaugural celebrada en el Palacio de Conferencias de Sipopo, el primer ministro ecuatoguineano, Vicente Ehate Tomi, subrayó el papel de la organización en la cooperación, en la gestión y la solución de conflictos para el mantenimiento de la paz y la seguridad en el Golfo de Guinea.

Según la página web del Gobierno de Malabo, tras reafirmar la vigencia de esos objetivos, Ehate Tomi recordó que su país es uno de los que “están siendo seriamente afectados por el creciente fenómeno de la piratería y el terrorismo en la zona”.

El ministro de la Presidencia del Gobierno ecuatoguineano felicitó a la Secretaría Ejecutiva por su labor, aunque reconoció que ha pasado tiempo sin organizar una Cumbre de Jefes de Estado de la Comisión del Golfo de Guinea y señaló que la cita era el momento para analizar las claves que desbloqueen la situación que atraviesa la institución regional.

Por su parte, el secretario ejecutivo de la Comisión del Golfo de Guinea, Miguel Trovoada, destacó que la reunión de ministros tiene la finalidad de preparar la de Jefes de Estado y de Gobierno de este sábado.

“Lo importante es mirar hacia el futuro, pero la falta de medios necesarios para alcanzar los objetivos de la comisión pueden ser un obstáculo”, advirtió Trovoada.