Compartir

“Israel no podrá firmar nuevos acuerdos (con la UE) que incluyan las estipulaciones que la UE demanda” y “pedirá aclaraciones a la UE sobre la cláusula territorial”, dijo una fuente oficial citada por la prensa local.

Una reciente directiva comunitaria prohíbe financiar, cooperar o conceder ayudas a entidades en colonias judías en territorio ocupado, lo que pone en peligro, sobre todo, la continuidad de la participación israelí en el programa Horizonte 2020 de investigación e innovación.

Israel es el único país extracomunitario invitado a integrarse como miembro de pleno derecho en dicho programa.

Aunque la reunión celebrada hoy entre Netanyahu y varios de sus ministros en el ministerio de Defensa en Tel Aviv estaba organizada para estudiar el papel de Israel en Horizonte 2020, no se tomó decisión específica alguna al respecto.

Según los observadores, Israel no pedirá a la UE que cambie sus pautas, ya oficialmente publicadas, sino que librará una batalla semántica sobre el enunciado de la cláusula por la que se le insta a constreñir el alcance del acuerdo a sus fronteras internacionalmente reconocidas, es decir, las previas a la Guerra de los Seis Días de 1967 y que excluyen los territorios que mantiene bajo ocupación.

Israel y la UE tienen un acuerdo de libre comercio en el que se especifica que las exportaciones fuera del territorio israelí reconocido están sujetas a aranceles.

El primer encuentro con representantes de la Unión Europea tendrá lugar el próximo miércoles, como estaba previsto, pero ahí la delegación israelí aclarará que condiciona la firma de acuerdos a un cambio en lo relativo a asentamientos, precisa la edición digital del diario “Haaretz”.

Los participantes en el encuentro de hoy calificaron además la medida comunitaria como dañina para el renovado proceso de paz con los palestinos.

La semana pasada, en la reunión preparatoria de directores generales, trascendió que el ministro israelí de Economía y defensor de los intereses de los colonos judíos, Naftali Bennett, quiere que Israel corte toda cooperación con la Unión Europea en respuesta a las nuevas pautas, según “Haaretz”.

En represalia por la directiva comunitaria, el ministerio de Defensa de Israel ya ha ordenado congelar la cooperación con la UE en proyectos en la mayor parte de Cisjordania y limitar el acceso de su personal a Gaza.