Compartir

Agentes del Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas (GOIT) de la Policía Nacional han encontrado el móvil y la tableta del maquinista hoy durante la revisión de los vagones del tren siniestrado el pasado 24 de julio en Santiago de Compostela con 79 muertos. Extraviados tras el accidente, los dos dispositivos, que serán entregados al juez encargado de la instrucción, Luis Aláez, después de que se realice el peritaje, podrían aportar pruebas para la investigación. En los trabajos participan dos perros adiestrados de la unidad canina.

Los restos del convoy se encuentran custodiados por la Policía en una explanada contigua a una nave industrial de grúas, en la parroquia de A Escravitude, en Padrón (La Coruña). Fuentes policiales indicaron que los agentes seguirán trabajando durante toda la jornada de hoy e, incluso, si fuera necesario, durante la de mañana.

Se trata de una unidad especial de la Policía Nacional que ya registró ayer, durante unas ocho horas, los vagones y la máquina del tren accidentado en busca de restos y efectos personales.

“Sin descoordinación”

Por otra parte, el secretario general de la Unión Federal de Policía en Galicia, Miguel González, ha rechazado hoy que existiera “descoordinación” en las labores de rescate tras el descarrilamiento del tren el pasado 24 de julio en Santiago de Compostela. “Hablar de descoordinación no sería ser justo con la realidad. Evidentemente en los primeros minutos de una gran catástrofe se crea cierta incertidumbre y, quizá, no descoordinación pero sí ciertas dudas sobre lo que hacemos o no hacemos”, ha sostenido.

González destaca, sobre todo, que “en dos o tres minutos ya se estaban evacuando heridos”, por lo que insiste en que “la persona que afirme que hubo descoordinación habla de mala fe porque no la hubo”, ha subrayado.

“Allí acudió todo el mundo, estando o no estando de servicio. Ahí una vez quedó de manifiesto que en la Policía somos unos profesionales, que estaremos en conflicto con la Dirección General pero indudablemente ante una catástrofe así uno no se olvida que es un profesional como la copa de un pino”, ha resaltado este representante sindical que trabaja en la Comisaría de Lugo.

Además, ha admitido que en un principio se llegó a barajar la hipótesis de un “atentado”, sobre todo al advertir que “cuando descarriló se siente una explosión que es sentida por el impacto de un vagón contra otro”. “En los primeros comentarios no se descartaba que hubiera podido ser un atentado”, ha afirmado González.

No obstante, ha recordado que “rápidamente se tomó conciencia de lo que pasó, aunque nunca se puede descartar nada”, ha apostillado. “Está claro que hemos estado ahí, que estamos ahí, estemos o no estemos descontentos, la profesionalidad va por dentro. Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado no fallan nunca”, ha valorado.

También tuvo palabras de aliento para las familias, y tampoco quiso pasar por alto el “ejemplar” trabajo de los vecinos de Angrois, así como de otros servicios de emergencia como bomberos, personal sanitario y también Guardia Civil.