Compartir

El entuerto jurídico en el que se había convertido la situación procesal del pederasta Daniel Galván Viña, al que la Audiencia Nacional mandó ayer a prisión ante el riesgo de fuga, parece que tendrá solución. Autoridades judiciales de España y Marruecos acercaron posturas para que el recluso cumpla en una cárcel española los 27 años y tres meses de condena que le restan por los abusos sexuales com…