Compartir

Un mediático seguimiento acompañó ayer el inicio del juicio contra Nidal Malik Hasan por los crímenes cometidos cuatro años atrás en la base militar de Fort Hood en Texas, donde el acusado mató a 13 personas e hirió a otras 32 en uno de los tiroteos más dramáticos registrados en la historia del Ejército estadounidense.