Compartir

La economía española ya ha empezado a salir a flote, aunque apenas se atisba la proa del barco. Y es que tras dejar atrás la recesión en el segundo trimestre, cuando el Producto Interior Bruto (PIB) descendió un 0,1% -dato confirmado por el INE-, en lo que llevamos del tercero (julio y los primeros días de agosto) «podría estar presentando ya un débil crecimiento», de apenas una décima. Así lo señ…