Compartir

“Podemos confirmar que, en el pasado mes de julio de 2013, ocurrieron por lo menos 233 detenciones en Cuba por evidentes motivos políticos, una cifra visiblemente más alta que en el mes precedente”, indicó este grupo en su informe mensual.

Según precisó, se trata de detenciones temporales “por varias horas o algunos días”, así como casos de personas que “sufrieron diversas acciones de represión política”.

Aparte de las detenciones, el grupo dice haber documentado “158 “casos individuales de agresiones físicas, 109 víctimas de los llamados actos de repudio, que constituyen verdaderos delitos de odio, 314 víctimas de hostigamiento y 58 actos vandálicos”.

“Resulta flagrante que la policía política secreta, subordinada al Ministerio del Interior, ha organizado, permitido o instigado todas esas acciones”, añadió el documento.

La Ccdhrn apuntó además que en los últimos meses el Gobierno cubano “ha autorizado la salida temporal al extranjero de varias decenas de disidentes quienes, a su regreso a Cuba, volverán a quedar expuestos a los mismos abusos bajo un clima de intimidación, exclusión e intolerancia sin matices”.

En junio pasado la comisión divulgó que había verificado unas 108 detenciones por motivos políticos, la cifra menor desde septiembre de 2010, y atribuyó la disminución a una supuesta intención del régimen de mejorar su imagen internacional.

El Gobierno cubano considera a los disidentes “contrarrevolucionarios” y “mercenarios” al servicio de Estados Unidos.