Compartir

El Tribunal Supremo de Rusia ha reducido en dos meses la condena contra el fundador de la petrolera Yukos, Mijail Jodorkovski, y su socio empresarial, Platon Lebedev, por lo que se espera que queden en libertad en agosto y mayo de 2014 respectivamente, según ha informado la defensa.

Después de su detención en 2003, ambos magnates fueron condenados en 2005 a ocho años de prisión por fraude y en 2010 a catorce años por desfalco y blanqueo de dinero, a contar desde su arresto, por lo que su sentencia concluiría en 2017.

Sin embargo, el 24 de mayo de 2011, el tribunal redujo sus sentencias en un año y, nuevamente, el pasado año se redujo de trece a once años. Por tanto, antes de la última sentencia del Supremo, la condena contra Jodorkovski debía acabar en octubre de 2014 y la de su socio, en julio.

Jodorkovski, un hombre abiertamente crítico con el Kremlin, ha subrayado hoy que su sentencia había sido un “nuevo error” por parte del presidente ruso, Vladímir Putin. “Las sentencias judiciales erróneas han supuesto un catalizador para el movimiento de protesta (contra Putin). Un número creciente de personas desean vivir en paz y no estar asustados” constantemente, ha agregado. “Para mí siempre ha sido importante conseguir justicia en mi país”, ha precisado el fundador de Yukos y creador de un imperio de más de 40.000 millones de dólares (30.117 millones de euros).

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos afirmó el mes pasado que el caso tenía motivos políticos, que los procesos judiciales fueron injustos y que la condena de 2005 fue injustificada.