Compartir

La iniciativa fue aprobada de forma unánime por 42 diputados presentes de los 57 que integran el Congreso costarricense y el texto pasará a la Sala Constitucional para descartar que contenga roces con la Carta Magna del país, explicó en el Plenario el presidente legislativo, Luis Fernando Mendoza.

La Asamblea General de la ONU aprobó por mayoría el nuevo tratado el pasado 2 de abril en una histórica votación por 154 votos a favor, tres en contra y 23 abstenciones, después de que tres países bloquearan la posibilidad de que el convenio fuera adoptado por consenso.

El pasado 3 de junio 67 países se acercaron hasta la sede de Naciones Unidas para firmar el tratado que se espera entre en vigor dentro de dos años.

El instrumento busca promover la paz y la seguridad a través del freno a los flujos de armas a zonas de conflicto, favoreciendo de paso el respeto a los derechos humanos.

Además, la ONU espera que “señores de la guerra”, piratas y el crimen organizado tengan más difícil el acceso a las armas que alimentan sus actividades.

La presidenta costarricense, Laura Chinchilla, pidió horas antes en un comunicado a los diputados que aprobaran hoy el tratado, ya que se trata de “un logro para nuestra política exterior”.

“Nuestro deber con el mundo es ser una de las primeras naciones que lo asume en el seno de su legislación nacional”, expresó Chinchilla.

Para que el tratado entre en vigencia a nivel internacional requiere ser ratificado por 50 países.