Compartir

Una tabla de surf adaptada, de color azul fosforito, con surcos y otras referencias táctiles, permitirá a las personas invidentes practicar este deporte con origen hawaiano en las playas de San Sebastián, ciudad matriz de la Red Internacional de Ciudades de Surf (WSCN).

La idea viene de la mano de Cisco Araña, un surfista profesional brasileño que lleva varios años desarrollando proyectos para facilitar el acceso al surf a todo tipo de discapacitados, y quien ha hecho entrega de la tabla adaptada al gerente de Fomento San Sebastián, Euken Sesé, en representación de la ciudad.

La iniciativa “Soñar sobre las olas”, promovida por WSCN y presentada por Araña en el Ayuntamiento de San Sebastián, cuenta con dos ideas principales: un manual para que la tabla adaptada se pueda construir en cualquier parte del mundo y una serie de instrucciones para orientar a los profesores de surf a la hora de dar clase a discapacitados.

“Esta tabla costaba antes 1.000 euros y ahora se puede fabricar por 100”, ha afirmado el surfista brasileño a la vez que ha explicado las características particulares de la tabla como los surcos que guían al usuario, los topes de goma en los extremos para mejorar la seguridad y unos rodamientos internos que generan diferentes ruidos y que ayudan a orientar la embarcación.

El objetivo del proyecto es diseminar esta idea por todas las ciudades posibles y, en opinión de Araña, San Sebastián tiene una mejor “oportunidad de desarrollarla” al ser la ciudad que lidera la Red Internacional. El deportista brasileño se ha reunido estos días con varios clubes de surf donostiarras con los que ha compartido la idea de “cooperación e innovación” y a los que ha instado a fabricar sus propios modelos de tabla para poder compartir mejoras en su diseño.

Según el gerente de Fomento de San Sebastián, el proyecto se “activará mediante los clubes de surf y algunas fundaciones como la ONCE” y se prevé que a partir del año que viene se comience a recibir usuarios.