Compartir

Daniel Galván Viña, el pederasta español cuyo indulto fue revocado ayer por el rey de Marruecos, ha sido detenido a las 17.25 horas de esta tarde en Murcia, ciudad a donde viajó después de que fuese puesto en libertad en la cárcel de Tánger, donde cumplía una condena a 30 años de prisión por abusar de once menores.

Galván Viña fue detenido sin ofrecer resistencia por agentes de la Policía Nacional el hotel Legazpi de la capital murciana y se encuentra en una comisaría pasará mañana a disposición del juez Fernando Andreu de la Audiencia Nacional, que ha ejecutado la orden internacional de búsqueda y captura tramitada por Interpol a través del tribunal de Kenitra (norte de Marruecos), después de que recibiera la anulación real del indulto.

El pederasta, exprofesor de la Universidad de Murcia y exoficial del Ejército iraquí, su país de nacimiento, aunque tras obtener la nacionalidad española cambió su identidad, formó parte del grupo de 48 presos indultados por el rey Mohamed VI tras el viaje oficial realizado por Don Juan Carlos a mediados de julio.

El Gobierno había pedido el traslado a España y no el indulto del pederasta Daniel Galván para que cumpliese el resto de su condena en una cárcel española, según fuentes cercanas al caso. Su nombre fue propuesto por la Embajada de España en Rabat a última hora, sin que por el momento el Ministerio de Exteriores haya explicado las razones.

Pero cuál fue la sorpresa que el Mohamed VI anunció el martes 30 de julio, con motivo de la Fiesta del Trono, el indulto a los 48 presos españoles. Lo hizo, de acuerdo con las Casas Reales de Marruecos y España, en respuesta a una petición formulada por el Don Juan Carlos, según un comunicado de la casa real alauí. Aunque desde la Zarzuela aseguran que el Rey no planteó ni trasladó ninguna petición de indulto colectivo.