Compartir

Según han desvelado las compañías durante la presentación de sus resultados semestrales en los últimos días, el impacto en sus cuentas será de alrededor de 535 millones de euros para este año y 840 millones para 2014.

De acuerdo a estos datos, todavía provisionales a la espera de que se publique la normativa definitiva, la compañía más perjudicada es Endesa, con un impacto de 275 millones en 2013 y 400 millones en 2014.

El consejero delegado de la eléctrica, Andrea Brentan, criticó la reforma al considerarla retroactiva y avanzó que compensaría el impacto con una revisión a la baja de su plan de inversiones en España y otras reducciones de costes.

Iberdrola ha estimado su impacto en 170 millones de euros este año y 260 millones el próximo, en lo que su presidente, Ignacio Sánchez Galán, considera un “esfuerzo no equitativo” porque recae principalmente sobre los agentes que no han generado el déficit de tarifa.

Mientras tanto, Gas Natural ha cifrado su recorte de ingresos en 90 y 180 millones de euros en 2013 y 2014, respectivamente, y su consejero delegado, Rafael Villaseca, tras mostrarse “profundamente insatisfecho”, ha asegurado que supondrá un “drástico” recorte de las inversiones en España.

El Gobierno aprobó el pasado 12 de julio un paquete normativo con un ajuste de 4.500 millones de euros con el objetivo de combatir el déficit de tarifa, el desfase que se genera porque los ingresos del sistema eléctrico no son suficientes para cubrir los costes y que ha generado una deuda que supera los 26.000 millones de euros.

Las tres eléctricas han confiado en que el paquete normativo mejore durante su tramitación y no han descartado presentar recursos si consideran que el texto definitivo daña sus intereses.

Endesa, Iberdrola y Gas Natural Fenosa ganaron en el primer semestre del año 3.622 millones de euros, lo que supone una reducción del 2,5 por ciento con respecto al mismo periodo de 2012.