Compartir

El responsable de una cafetería en la zona asegura que escuchó un vehículo a gran velocidad y después numerosos gritos.

La Policía ha confirmado que, tras el atropello masivo, el responsable escapó a pie.

Los testigos de lo ocurrido describen un sedán de color oscuro que circulaba a 32 kilómetros por hora en mitad de la vía peatonal. También dicen que el vehículo parecía querer golpear adrede a las personas.

De los 12 heridos, diez fueron trasladados a hospitales cercanos, donde poco después falleció uno de ellos.

La Policía, que no sabe si el conductor había bebido, ha detenido a un posible sospechoso para interrogarle que encaja con la descripción del infractor proporcionada por testigos: un joven blanco de unos 20 años y pelirrojo.