Compartir

Diez años después de la invasión liderada por Estados Unidos Irak sigue desangrándose. La herida interna abierta entre las dos grandes sectas del islam ha devuelto al país «a las puertas de la guerra sectaria», advirtió el Ministerio de Interior iraquí al valorar el balance de un mes de julio que dejó 1.