martes, 22 septiembre 2020 14:15

Berlusconi prefiere pasar un año arrestado en una de sus lujosas villas

 'Il Cavaliere' ha sido condenado a un año de prisión, pero no irá a la cárcel por su avanzada edad (76 años).

A mediados de octubre tendrá que elegir entre el arresto domiciliario y la prestación de servicios sociales. Al rechazar, en principio, esta segunda opción, estaría abocado al arresto domiciliario.

Si persiste en rechazar la prestación de servicios sociales a 'Il Cavaliere' le será concedida la facultad de elegir en cuál de sus fastuosas residencias descontar la pena impuesta.

Será un arresto domiciliario a todo lujo. Podrá elegir entre las siguientes mansiones de su propiedad: Villa Certosa, su lujosa propiedad de Cerdeña, de 120 hectáreas; Villa San Martino, famosa por ser la mansión en la que se celebraban las fiestas del «bunga-bunga»; Villa Torno, propiedad a orillas del lago Como que compró por 21 millones de euros; o el Palacio Grazioli, en el centro histórico de Roma y con estudio de televisión incluido.

A Berlusconi le permitirían pasear un par de horas al día y usar el teléfono y el ordenador. Sería un arresto «suave», pero al fin y al cabo una forma de privación de libertad.

Si va más allá de la puerta de su mansión sin autorización del juez, podría ser detenido por evasión. «Il Cavaliere» se sentiría atrapado en una especie de camisa de fuerza.