Compartir

Así lo anunció hoy ante la prensa la embajadora argentina ante Naciones Unidas, María Cristina Perceval, en su primera rueda de prensa como presidenta de turno del Consejo de Seguridad para hablar de la agenda de trabajo del máximo órgano de decisión de la ONU durante los próximo treinta días.

Perceval detalló que durante el mes de agosto se celebrarán dos debates abiertos, uno el próximo martes presidido por la jefa de Estado argentina, Cristina Fernández, sobre la cooperación entre la ONU y las organizaciones regionales y subregionales para el mantenimiento de la paz y la seguridad.

En ese debate, que contará con la participación del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, está prevista la presencia de varios cancilleres y vicecancilleres de América Latina, incluido el argentino, Héctor Timerman; el brasileño, Antonio Patriota, o el chileno, Alfredo Moreno.

Durante el debate intervendrán el ministro de Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, como presidente de turno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe, Celac, y la jefa de la diplomacia peruana, Eda Rivas, como presidenta de turno de la Unión de Naciones Suramericanas, Unasur.

El segundo debate abierto tendrá lugar el 19 de agosto y versará sobre la protección de civiles y las cuestiones humanitarias, en el que además de Ban participarán la subsecretaria general para Asuntos Humanitarios de la ONU, Valerie Amos, y un representante del Comité Internacional de la Cruz Roja.

Por otro lado, el Consejo de Seguridad organizará el 29 de agosto un debate sobre la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití, Minustah, en el que su jefa, Sandra Honoré, presentará el informe del secretario general sobre la situación en ese país y se harán consultas con los países contribuyentes de tropas.

Preguntada por la guerra en Siria, la presidenta del Consejo de Seguridad aseguró que es un tema que “ocupa, preocupa y compromete” al máximo órgano de decisión de la ONU, y aseguró que si así lo acuerdan los Estados miembros se convocará una reunión “cuando sea necesario”.

“Todos tenemos que lograr ser una única voz y trabajaremos para eso”, dijo Perceval, quien en su calidad de embajadora argentina indicó que su país seguirá trabajando con el Consejo para que la ONU responda a la grave crisis humanitaria en Siria y para encontrar una solución al conflicto en ese país.

Además, abogó por trabajar “sin mezquindades” y con “amplitud” de miras para lograr que se concrete la celebración de una conferencia internacional en Ginebra, propuesta en mayo pasado por Rusia y Estados Unidos para abordar la situación en Siria, y que todavía no ha logrado materializarse por diferencias sobre su estructura.

Perceval anunció también que el debate sobre la situación en Oriente Medio tendrá lugar el 20 de agosto y en él que habrá una intervención del secretario general adjunto de la ONU para Asuntos Políticos, Oscar Fernández-Taranco, seguida de una ronda de consultas entre los Estados miembros.

“Argentina, como miembro no permanente del Consejo, reconoce los esfuerzos diplomáticos que está haciendo Estados Unidos y seguirá trabajando de forma constructiva para que se pueda lograr lo que la ONU y el Consejo de Seguridad han planteado como horizonte: una solución de dos estados”, subrayó la embajadora.

Preguntada sobre la cuestión de las islas Malvinas, Perceval dijo que “todos” saben que es un tema de soberanía que enfrenta a su país con el Reino Unido, pero que no corresponde al Consejo de Seguridad pronunciarse al respecto ya que se está debatiendo en el Comité de Descolonización de Naciones Unidas.

Perceval, que evitó pronunciase sobre el asilo temporal concedido por Rusia al ex analista estadounidense de inteligencia Edward Snowden, reclamado por la Justicia de EEUU, aseguró que los cancilleres del Mercosur elevarán la próxima semana al Consejo su nota en la que expresaron su malestar por el espionaje de Estados Unidos en varios países de América Latina.

Se trata de la novena ocasión en la que Argentina forma parte del Consejo de Seguridad, la primera vez en 1948-1949 y la última en 2005-2006, un puesto para el que fue elegida en octubre pasado, junto a Ruanda y Australia, para el bienio 2013-2014, en una votación en la Asamblea General.