Compartir

Media hora después del inicio de la sesión, ese índice restaba 59,25 puntos para colocarse en las 15.568,77 unidades, al tiempo que el selectivo S&P 500 perdía el 0,3 % (-5,15 puntos) hasta las 1.701,72 unidades y el índice compuesto del mercado Nasdaq el 0,28 % (-10,11 puntos) hasta las 3.665,63 unidades.

Las ventas se imponían en el parqué neoyorquino después de que el Departamento de Trabajo anunciase que se crearon 162.000 empleos en EE.UU. en julio, por debajo de los 180.000 que habían previsto los analistas, aunque la tasa de desempleo bajó dos décimas, hasta el 7,4 %.

En los números rojos también tenía que ver la recogida de beneficios un día después de que el Dow Jones conquistase su vigésimo noveno récord histórico de 2013, el S&P 500 superase la barrera de los 1.700 puntos por primera vez en su historia y el Nasdaq alcanzase su mayor nivel desde septiembre del año 2000.

Algo menos de dos tercios de los componentes del Dow Jones se colocaban en terreno negativo, liderados por la petrolera Chevron (-1,96 %) tras publicar unos resultados que tampoco alcanzar las expectativas, al igual que ocurrió la víspera con su competidora Exxon Mobil (-0,92 %).

El lado positivo de la tabla lo encabezaban la química DuPont (2,24 %), la tecnológica Hewlett-Packard (1,45 %) y la cadena de tiendas Home Depot (0,79 %).

Fuera de ese índice destacaba la red social para profesionales LinkedIn, que se disparaba el 9,48 % un día después de haber anunciado que sus ingresos trimestrales subieron un 59 % interanual y que duplicó su beneficio, hasta los 44,5 millones.

En otro mercados, el petróleo de Texas bajaba a 106,64 dólares el barril, el oro descendía a 1.309,4 dólares la onza, el dólar perdía terreno frente al euro (que se cambiaba por 1,3269 dólares) y la rentabilidad de la deuda pública estadounidense a diez años retrocedía al 2,617 %.