miércoles, 12 agosto 2020 9:11

Los socialistas lusos lideran las encuestas pero Passos Coelho resiste

El Partido Socialista (PS) alcanzó un 35 % frente al 32 % del Partido Social Demócrata (PSD, centroderecha), según un sondeo de la Universidad Católica publicado hoy por varios medios portugueses.

El partido liderado por António José Seguro sumó cuatro puntos más respecto a la anterior encuesta de esta institución, realizada en marzo, mientras que el PSD se mantuvo en el mismo porcentaje.

El Centro Democrático Social-Partido Popular (CDS-PP), que garantiza la mayoría del Ejecutivo, pasó de un 5 % a un 3 %, por lo que resultó ser el partido más penalizado tras la crisis de Gobierno.

Los partidos más a la izquierda del arco parlamentario, el Partido Comunista de Portugal (PCP) y el Bloque de Izquierdas (BI), retrocedieron un punto por igual y se situaron en el 11 % y 7 %, respectivamente.

En cuanto a los índices de popularidad de los líderes, el único dirigente que se mantuvo en los mismos valores fue Passos Coelho, mientras que el líder del CDS-PP, Paulo Portas, sufrió el peor desgaste y pasó a ser la figura política con peor nota.

El socialista Seguro registró una ligera caída en popularidad y se mantiene como el tercer político mejor evaluado, por detrás del del líder comunista Jerónimo Sousa y el presidente portugués, Aníbal Cavaco Silva.

Los socialistas se mantienen desde septiembre pasado a la cabeza en la intención de voto en el otro sondeo de referencia de Portugal, elaborado por Eurosondagen para el diario Expresso y la televisión SIC.

La encuesta, publicada hoy por el Diario de Notícias, el Jornal de Noticias y la radiotelevisión pública RTP, se realizó en la última semana de julio después de que el Ejecutivo realizara su mayor remodelación ministerial de la legislatura.

El ajuste en el Gabinete culminó tres semanas de inestabilidad política por la dimisión del líder del CDS-PP, Portas, entonces ministro de Exteriores, por las divergencias en la política de austeridad con el PSD.

Passos Coelho no aceptó la renuncia y renegoció un pacto de Gobierno con Portas, pero el presidente portugués optó por no ratificarlo y pidió un acuerdo más amplio que incluyesen a los socialistas.

Los tres partidos buscaron durante una semana un consenso que acabó por fracasar y Cavaco Silva confirmó entonces la alianza conservadora, en la que Portas subió de rango y asumió el cargo de viceprimer ministro.

Artículos similares