Compartir

La información, que no fue ni desmentida ni confirmada por fuentes oficiales consultadas por Efe, señala que el mandatario se encontró con Luciano Marín Arango (alias “Iván Márquez”) y Seusis Pausivas Hernández (alias “Jesús Santrich”), dos dirigentes guerrilleros de las FARC y delegados en las conversaciones de paz.

Según el semanario, el mandatario uruguayo, un veterano exguerrillero tupamaro de 78 años, tiene además previsto reunirse próximamente con el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, con quien hablaría sobre las FARC, la guerrilla más antigua del continente.

Mujica, quien pasó casi 14 años preso en duras condiciones por su pertenencia a la guerrilla tupamara antes y durante la dictadura uruguaya (1973-1985), pidió en junio pasado al papa Francisco durante una reunión en Roma que se involucrara en el proceso de paz colombiano.

Esos esfuerzos fueron reconocidos el Gobierno colombiano, cuya canciller, María Ángela Holguín, transmitió a Mujica una invitación de Santos para que viajara a Colombia y conociera “de primera mano” la marcha de las negociaciones que iniciaron en noviembre pasado en La Habana.

Aún así, Holguín descartó entonces que Mujica estuviera más implicado en el proceso de paz, más allá de su apoyo a la “reconciliación” en Colombia.

Mujica estuvo en Cuba entre el 24 y el 28 de julio, y entre otras actividades mantuvo un encuentro privado con Fidel Castro, con quien dialogó sobre la situación colombiana y la necesidad “de ayudar en todo lo que sea posible” para lograr la paz, según reconoció a su vuelta a Montevideo.

El Gobierno colombiano y las FARC instalaron la mesa de diálogo de paz en un acto público conjunto celebrado en octubre del año pasado en Hurdal, al norte de Oslo, y actualmente sostienen el proceso de negociación en La Habana.

Cuba y Noruega son las garantes del proceso en el que ejercen de acompañantes Venezuela y Chile.

Hasta ahora se han celebrado diez ciclos de negociaciones entre las partes y se ha alcanzado un primer acuerdo sobre la cuestión agraria.

Sin embargo, tras varias acciones ofensivas de la guerrilla en Colombia, que causaron la muerte a 19 soldados en diversas partes del país, el Gobierno colombiano ha apuntado que las FARC deberán responder por lo ocurrido e insistido en que no habrá un alto el fuego hasta que se alcance un acuerdo definitivo de paz.