Compartir

Desde ayer a las 19.40 horas, Silvio Berlusconi ya no podrá agarrarse al argumento de que nunca le han condenado de forma definitiva, pese a la gravedad de muchos procesos donde se ha salvado por la prescripción del delito -siete veces- o porque él mismo se hacía leyes para anularlos. A esa hora, por primera vez en veinte años de pelea con la magistratura, el Tribunal Supremo italiano emitió una p…