Compartir

El Tesoro continuó ayer su buen ritmo de colocaciones, al adjudicar 3.217,8 millones de euros en bonos a tres y cinco años con tipos más bajos que en sus últimas citas con los inversores. Y lo hizo con la anuencia de un mercado donde la prima de riesgo de la deuda española cayó por debajo de la frontera de los 300 puntos.