Compartir

El portavoz de la Comisión de Taxis y Limusinas de Nueva York (TLC), que aprobó este proyecto el pasado mes de septiembre, Allan Fromberg, dijo hoy en un comunicado que esta demanda, presentada el miércoles, no supondrá ningún obstáculo y “seremos capaces de defender con éxito el 'Taxi del mañana'”.

El proyecto de Bloomberg pretende que a partir del otoño de 2013 y hasta 2023, la camioneta Nissan NV200 se convierta en el nuevo “taxi amarillo” de la metrópoli con el objetivo de mejorar el servicio a los ciudadanos.

Pero los taxistas consideran que este plan sobrepasa la competencia de Bloomberg ya que les obliga a comprar una camioneta que no quieren y renunciar a los vehículos que ya poseen.

Además, estos nuevos vehículos tiene un motor de explosión clásico, mientras que muchos de los actuales taxis son híbridos, lo que permite una mayor eficiencia energética que los convencionales y reducen tanto el consumo de combustible como las emisiones contaminantes.

No obstante, la TLC mantiene su intención de implantar el plan y en opinión de Fromberg “esto parece ser otro intento equivocado para privar a los neoyorquinos de unos taxis nuevos que son más seguros y más cómodos”.

El nuevo taxi contaría con el techo panorámico de cristal y cargador de teléfonos móviles, y algunos de los modelos se equiparían para acoger a pasajeros con discapacidad.

Esta demanda no es el único frente judicial abierto al que se tiene que enfrentar Bloomberg, ya que en mayo un juez declaró el proyecto “nulo” al considerar que no cumplía con el requisito de vehículo híbrido.

Según dictaminó el juez, “las reglas existentes del 'Taxi del Mañana' violan el código administrativo de la ciudad, ya que no ofrecen una opción de vehículos híbridos”.

La ciudad de los rascacielos tiene actualmente una flota de los famosos 13.000 taxis de color amarillo.