Compartir

Según informó hoy en un comunicado el grupo italiano, que controla a Mediaset España, en los primeros seis meses del año tuvo unos ingresos netos consolidados de 1.737 millones de euros, frente a los 1.999,3 millones de euros del mismo periodo de 2012, lo que supone una caída del 13,12 %.

El Ebit (beneficio neto de explotación) de enero a junio pasados fue de 133,6 millones de euros, un 8,24 % menos que los 145,6 millones de euros de los primeros seis meses de 2012.

A fecha de 30 de junio de 2013, Mediaset contaba con un endeudamiento financiero neto de 1.536,4 millones de euros, frente a los 1.712,8 millones de euros del último día del año pasado.

De estos resultados forman parte los 427 millones de euros de ingresos que el grupo italiano obtuvo por sus actividades en España, un 9,91 % menos que los 474 millones de euros del primer semestre de 2012.

El Ebit para Mediaset en España fue de 47,2 millones de euros de enero a junio pasados (32 millones de euros en el mismo periodo de 2012), con unos ingresos publicitarios televisivos brutos de 418,2 millones de euros (478,5 millones de euros en los primeros seis meses del año pasado).

“A pesar del escenario de persistente crisis económica, particularmente pronunciada en el mundo editorial, el grupo Mediaset confirma las señales ligeramente positivas registradas en el primer trimestre de 2013 en términos de beneficios obtenidos, rentabilidad operativa y caída añadida del endeudamiento”, indica el grupo en el comunicado.

“Resultados obtenidos a pesar de que el mercado publicitario en 2013 ha registrado hasta ahora una caída incluso peor que la ya drástica de 2012, con efectos evidentes sobre los ingresos semestrales del grupo”, añade.

Mediaset explica que la marcha de los ingresos por publicidad en el mes de julio evidencia tanto en Italia como en España una “ligera mejoría respecto a la tendencia negativa del primer semestre”, lo que refuerza las expectativas de una “estabilización del mercado durante la segunda parte del año”.

“Sin embargo, la escasa visibilidad y la situación de inestabilidad económica aún extendida no permiten formular previsiones fiables sobre la evolución de los ingresos publicitarios sobre base anual”, apunta.