Compartir

Mintegi ha calificado en declaraciones a Efe de “muy superficial” y “epidérmica” tanto la intervención de Rajoy como la del líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, porque se han “limitado a hacer una crónica de lo ocurrido” y no se le ha preguntado al presidente del Gobierno “a cambio de qué se entregan esas cantidades”.

A su juicio, se ha constatado que “hay una contabilidad B”, que existe una “corrupción generalizada, que ese dinero se daba a cambio de algo y que muchas contrataciones han sido fraudulentas”.

“Si vamos tirando del hilo, vemos que (esas donaciones) inciden no ya en campañas electorales, sino en programas y contenidos de Gobierno. El problema es que se están haciendo unas políticas condicionadas por una serie de entregas interesadas a los partidos para que desarrollen una política concreta”, ha denunciado.

Esto significa, a su juicio, que en España se están desarrollando unas políticas “que no se deciden en las sedes de los partidos sino en otras instancias que tienen intereses económicos”, y como estas prácticas las han hecho “todos los que han gobernado, no quieren meterse al fondo” del problema.

“Nadie quiere tirar la primera piedra porque todos los partidos con representación parlamentaria en el Congreso, excepto unos pocos y de menor volumen, tienen algo que ocultar”, ha recalcado.

Para la portavoz parlamentaria de la coalición abertzale, “el problema no es Bárcenas ni Rajoy, el problema es el modelo de Estado y eso se ha visto en Navarra, con “todo un entramado preparado para ocultar la corrupción, en Andalucía y en general en todos los partidos”, algunos de los cuales reconocen haber recibido donaciones y “quieren hacer creer que son a fondo perdido, sin contraprestación”.

Preguntada por cómo cree que el PNV ha podido llegar a tener un gran patrimonio de sedes en Euskadi, Laura Mintegi no ha querido hablar de siglas concretas, pero ha recordado que el expresidente de ese partido Xabier Arzalluz ya explicó en 2006 que esta formación recibía aportaciones económicas de empresas y entidades privadas para financiarse. “Que cada uno saque sus conclusiones”, ha añadido.

“No creo que haya una corrupción generalizada de las personas en el País Vasco, pero sí pienso que puede haber actuaciones corruptas generalizadas que se dan por buenas y no pasan unos mínimos de ética política”, ha comentado también en referencia a las explicaciones dadas por el PP vasco sobre las supuestas donaciones que habría recibido.