Compartir

No se muerde la lengua. Pese a ser una de las investigadoras españolas más reconocidas del mundo, a Mara Dierssen también le salpica la crisis. Su carácter no le permite mirar hacia otro lado y se indigna. No se limita a reclamar la importancia de lo propio y sus protestas atraviesan las paredes de su laboratorio.

­­­­?¿Cómo están afectando los ajustes económicos a las personas con síndrome de Down?

-?Los recortes en dependencia son tremendos. En muchos casos se les está enviando de vuelta a sus casas, lo que aumenta la carga de sus familiares que quizá tengan que abandonar sus puestos de trabajo para cuidar de ellos. Reduciendo y suprimiendo las subvenciones estás poniendo en juego los cuidados básicos, pero además les enfrentas a una situación de abandono y un retroceso brutal que puede convertirles en aún más dependientes. Es absurdo.

?Sería como volver al tiempo en el que estas personas estaban recluidas en sus casas. ¿Eso reduciría los efectos beneficiosos del entorno que comentaba?

?Claro. Pero, además de eso, piensa en que las consecuencias sociales van a ser brutales en la integración laboral, social y en los servicios asistenciales. Entonces, ¿qué se está haciendo? Les estamos arrebatando sus derechos fundamentales, la posibilidad de alcanzar su plena inclusión en la sociedad y la igualdad de oportunidades. Esto es casi anticonstitucional.

?¿Y cómo se está viendo afectada la investigación?

?El problema es que cuando estás en fuera de juego en investigación dejas de ser competitivo. En estos momentos se están cerrando laboratorios en España y eso está obligando a que muchos científicos se vayan del país y otros no quieran volver. Eso está reduciendo la masa crítica. Este año aún no ha salido la convocatoria del Plan Nacional de I+D+i y es muy importante porque se trata de la principal fuente de financiación de muchos grupos de investigación.

?¿En la neurociencia también?

?La neurociencia empezó a destacar en España cuando la investigación empezó a tener apoyo institucional. Y ahora es uno de los campos más importantes a nivel estratégico, tanto en España como en Europa. Pero todos estos logros están en riesgo porque no reciben apoyo. Si un país apuesta por el futuro debe invertir en ciencia, conocimiento e innovación.