Compartir

Industria rebaja sus pretensiones para lograr consensuar el nuevo plan minero. Los sindicatos dicen que su postura es ahora más «realista»