Compartir

El llamado ?Síndrome del Ejecutivo? se ha visto agravado por la crisis, ya que muchas personas sienten incertidumbre al no saber qué está pasando en todo momento en su empresa y perciben las vacaciones como un problema al que hay que enfrentarse todos los años.

Según el profesor de Psicología de la Universidad CEU San Pablo Fernando Miralles normalmente, las personas que lo sufren tienen un elevado grado de superación y perfeccionismo, les da pereza irse de vacaciones y las organiza en el último momento.

También les da miedo ausentarse de su puesto de trabajo por si no son tan imprescindibles como ellos creen y no confían en que sus compañeros hagan un buen trabajo, ya que durante el año no han delegado ninguna responsabilidad en los mismos.

Cómo se detecta

Estas personas, al estar de vacaciones buscan actividades estresantes, tanto en intensidad como por la duración, creyendo que así podrán disminuir la ansiedad acumulada durante todo el año.

Además, es característico que en las reuniones con amigos y familiares, su única conversación verse sobre su profesión, sus logros y metas profesionales, así como del nivel económico que disfruta su familia gracias a su trabajo. También pueden sufrir otros problemas como hipertensión, dermatitis, colesterol alto, trastornos digestivos, etc.

Los peligros del ?WhatsApp?

En los últimos años ha habido un cambio de procedimiento en estas personas, ya que antes estaban hablando todo el día por su teléfono móvil (con casos de personas que necesitaban varias baterías diarias), mientras que desde que se extendió el uso de los ?teléfonos inteligentes? están recibiendo y contestando correos electrónicos en todo momento, incapacitándoles para seguir una conversación normal en reuniones de amigos o familiares. El profesor Miralles advierte sobre el ?WhatsApp?, que incrementa los niveles de ansiedad en personas que no saben utilizarlo debidamente.

A este respecto, el experto señala que una empresa importante de telefonía francesa tuvo un incremento de suicidios entre sus trabajadores, y una de las medidas más importantes y urgentes que tomó fue la de retirar a sus trabajadores el uso de los ?teléfonos inteligentes? o cualquier otro aparato electrónico móvil que posibilitase al trabajador enviar y recibir correos electrónicos en todo momento.

Si a todo esto sumamos que el absentismo laboral en España cuesta anualmente unos 64.000 millones de euros, (lo que nos lleva a disminuir nuestro PIB -producto interior bruto- un 6%) y que según la OMS (organización mundial de la salud) el 50% del absentismo laboral está relacionado con el estrés y la ansiedad de forma directa (bajas por estrés, depresión, etc.) o indirectas (dolores musculares, mareos, etc.), es necesario que los propios empresarios organicen acciones para que el trabajador que está de vacaciones no siga trabajando a distancia y descanse para tomar fuerzas y ser productivo el próximo año.