sábado, 15 agosto 2020 15:26

La Reina acompaña a hijos de las infantas Elena y Cristina a un curso de vela

Al filo de las 10.30 han llegado a las instalaciones de la Escuela Nacional de Vela de Calanova, a pocos kilómetros de Palma, varios vehículos ocupados por doña Sofía, las infantas y sus hijos.

La propia Reina conducía uno de los automóviles, con su nieto Pablo Nicolás, de doce años, sentado en el asiento del copiloto.

También se presentaron en el club de vela los otros tres hijos de la infanta Cristina, Juan Valentín, Miguel e Irene, y los dos de la infanta Elena, Felipe Juan Froilán y Victoria Federica.

Tras bajarse de los coches, se ha podido ver a los nietos de los Reyes charlar con su abuela y sus madres, todos vestidos con ropa deportiva y atuendos veraniegos; ha llamado la atención que doña Sofía portara un gran bolso compuesto por retratos de sus nietos.

Irene, la hija menor de doña Cristina e Iñaki Urdangarin, de ocho años, se ha mostrado algo remisa a quedarse a las clases de vela, pero finalmente se ha sumado al curso junto a sus hermanos y primos.

Los responsables de la Escuela Nacional han recibido a su llegada a la Reina y a las infantas; al abandonar las instalaciones, doña Cristina ha ocupado en el coche de doña Sofía el puesto de copiloto.

Tras haber llevado a sus hijos a Mallorca con su abuela, las infantas tienen previsto abandonar hoy la isla, según fuentes de la Casa Real.

En el caso de doña Elena, duquesa de Lugo, para asistir a última hora de la tarde en Santiago de Compostela al funeral por las víctimas del accidente ferroviario que ha costado la vida a 79 personas.

En esta ceremonia también estarán presentes los Príncipes de Asturias, que llegarán en los próximos días a Palma, donde don Felipe competirá en la XXXII Copa del Rey de Vela como parte de la tripulación del velero “Aifos”

El Rey, por su parte, celebrará esta tarde en el Palacio de la Zarzuela la audiencia al tenor Plácido Domingo que inicialmente estaba prevista para el jueves pasado y que el Monarca aplazó para poder visitar en Santiago, junto a la Reina, a los heridos en el accidente y a sus familiares.