Compartir

Fueron necesarias más de nueve horas de trabajo hasta que finalmente se logró retirar de la curva de A Grandeira la locomotora, ultimo resto del Alvia 151 que aún permanecía en el lugar del accidente. Todas las piezas del tren se encuentran custodiadas por la Policía en Padrón.