Compartir

Según el Ejecutivo, los funerales de Estado requieren “como es sabido, un margen de tiempo suficiente para los preparativos, puesto que a ellos se convoca también a otras autoridades, como dirigentes internacionales o representantes del Cuerpo Diplomático”.

A continuación, recuerda que los 78 fallecidos del Alvia Madrid-Ferrol tendrán por lo tanto el mismo tipo de ceremonia que la celebrada en septiembre de 2008 por los 154 muertos del accidente de Spanair. “No fue un funeral de Estado, sino también un funeral oficial”, subraya el mensaje.

UN PROTOCOLO PREESTABLECIDO

El Gobierno explica que el funeral oficial por las víctimas de la mayor tragedia ferroviaria de España en 40 años está organizado “por la Xunta de Galicia, con el apoyo del Departamento de protocolo de Presidencia del Gobierno, que se encargará de ubicar en la catedral a las autoridades del Estado que hayan manifestado voluntariamente su intención de asistir”.

La ceremonia estará oficiada por el arzobispo de Santiago de Compostela y asistirán altas autoridades del Estado, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, varios miembros del Gobierno aún sin especificar, presidentes de diversas comunidades autónomas, alcaldes de diferentes localidades y otros representantes políticos. Moncloa explica que “finalizada la ceremonia religiosa, las autoridades saludarán a los familiares de las víctimas presentes en la catedral compostelana”.

En todo momento, el texto se refiere al “accidente ferroviario de Angrois”. Las alusiones a Santiago de Compostela se reservan a las relacionadas con la ceremonia y la catedral.

El pasado miércoles, horas después del descarrilamiento del Alvia Madrid-Ferrol, el mensaje de condolencias del presidente del Gobierno se convirtió en noticia al contener por error un párrafo dedicado a las víctimas de un terremoto ocurrido dos días antes en China.