Compartir

Estaba en La Coruña, pero poco después de las nueve recibió la voz de alerta, dejó a su bebé con su marido y empezó a correr a Santiago. «Por como lo dijo la operadora, intuía que era algo grave». Carmen Regia, jefa de operaciones de Cruz Roja, coordinó, con la cabeza fría, a los más de 200 voluntarios de Galicia, Salamanca y Madrid que se movilizaron al escuchar la tragedia. Desde el «Punto» orga…