Compartir

Si ya se negó a prestar declaración ante los agentes de la policía que le leyeron sus derechos en el Hospital Clínico de Santiago de Compostela, Francisco José Garzón, el maquinista del Alvia que descarriló en la curva de A Grandeira, a cuatro kilómetros de la estación de Santiago de Compostela, ahora es el juzgado de Instrucción número 3 de Santiago de Compostela quien ha decidido prolongar varias horas más su puesta a disposición judicial.

Hay que saber que el límite para que el detenido pase a disposición judicial se cumple mañana domingo, a las 20:00 horas. Al parecer, la intención del juez es, si es posible por criterios médicos, tomarle declaración en instalaciones judiciales, según han confirmado fuentes del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG).

El secretario de organización del sector ferroviario de UGT en Galicia, Ángel Rodríguez, ha detallado que en el fatal accidente el conductor, que estuvo sedado la mayoría del tiempo desde el desastre, sufrió golpes en la cabeza, se rompió varias costillas y tiene una fisura que le afecta el pulmón. Asimismo, ha desvelado que no tiene información sobre el número de muertos y heridos.

DESCARTÓ RECIBIR AYUDA PISCOLÓGICA

Por otra parte, el empleado de RENFE ha rechazado ayuda psicológica, según han informado fuentes sanitarias.

El maquinista Francisco José Garzón ha sido visitado en el hospital por su madre, quien también se encuentra enferma, según las mismas fuentes.