Compartir

Un año después de empezar a trabajar en la reforma de la administración local y cinco meses desde que se presentó el primer texto, el Gobierno aprobó ayer la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local. Un documento menos ambicioso que el informe que analizó en febrero el Consejo de Ministros, pero que perseguirá su objetivo final: conseguir un ahorro de 8.000 millones de eu…