Compartir

El Consejo de Ministros aprobó ayer el lavado de cara de las Cámaras de Comercio, que a finales de 2010 perdieron su principal fuente de financiación: las cuotas forzosas que abonaban las compañías, obligadas por ley a formar parte de dichas organizaciones representativas. Con los cambios introducidos por el Gobierno, las empresas -con independencia de su tamaño- volverán a estar compelidas a form…