Compartir

El acto de protesta ha tenido lugar ante la Subdelegación del Gobierno, donde miembros de UPA han repartido entre la ciudadanía 2.500 kilos de tomates y calabacines y han dejado plasmado en varios paneles escritos contra la reforma de la PAC y a favor del mantenimiento de las ayudas tal y como las percibían hasta ahora.

El secretario provincial de UPA en Granada, Nicolás Chica, ha manifestado a los periodistas que el posicionamiento de la organización agraria es contraria a la reforma por varios motivos.

Entre ellos que no se establecen unos “rasgos claros” de protección a la agricultura productiva y diversa que genera empleo porque la apuesta por ayudas a la superficie, en lugar de a la producción, en comunidades como la andaluza, donde la agroindustria constituye el “primer motor económico”, genera “graves perjuicios”.

Tampoco la reforma de la PAC, dice, protege a las explotaciones familiares al “poner límite a los que menos ayudas perciben y no poner techo a los que más cobran”, ni incluye medidas tendentes al mantenimiento de la mujer en el medio rural .

UPA es además contraria a la convergencia porque entiende que no se debe establecer el criterio de “café para todos”, sino que se debe primar la diversificación de los cultivos.

Piden también medidas de regulación del mercado eficientes y criterios de referencia de precios, ha señalado Chica, que ha criticado que el tomate se pague al agricultor a siete céntimos el kilo, cuando los costes de producción superan los 30 céntimos y en las grandes superficies se vende por encima de 1,25 euros.