Compartir

Desde que Mursi fue detenido, Pillay había solicitado a las actuales autoridades egipcias que lo liberaran o lo acusaran formalmente de algún cargo para poder ser juzgado conforme a las normas internacionales.

Hoy se supo que la justicia egipcia ordenó prisión preventiva durante quince días para Mursi por supuestamente contactar con el grupo palestino Hamás para perpetrar “acciones enemigas contra el país” y el asalto a una cárcel.

Tras conocer la noticia, el portavoz de Pillay, Rupert Colville, reiteró que la Alta Comisionada pedía su liberación o un juicio justo y “transparente”.

“Recordamos que las autoridades tienen la obligación de respetar el derecho de todo ciudadano a manifestarse pacíficamente, sea cual sea su afiliación política”, afirmó Colville.

El portavoz solicitó a las fuerzas de seguridad que no apliquen un uso excesivo de la fuerza, y que respeten en todo momento los derechos fundamentales de los manifestantes.