Compartir

Así lo avanzó hoy en una entrevista con Efe el canciller de Panamá, Fernando Núñez Fábrega, quien reconoció que la falta de consenso en el bloque iberoamericano sobre este asunto aconsejó “evitar politiqueos” en la cumbre que reunirá el 18 y 19 de octubre a líderes de 22 países de América Latina, España, Portugal y Andorra.

Los presidentes -dijo el canciller- decidirán, eso sí, el formato de la futura elección del secretario general iberoamericano, cargo que Iglesias dejará en 2014.

El canciller de Panamá expresó su confianza en una “alta participación” de líderes en la próxima Cumbre Iberoamericana.

“Yo creo que siempre hay amenazas, pero al final las cumbres dan una gran oportunidad para los presidentes y cancilleres de reunirse y conocerse personalmente, y eso es lo que prima al final del camino”, señaló.

Entre los elementos que potenciarán el encuentro de jefes de estado y de gobierno, citó otras reuniones en su país como la paralela cumbre empresarial, la de comunicación sobre los 500 años del idioma español, del descubrimiento del mar del sur o una que acogerá próximamente de lucha contra la corrupción, auspiciada por la ONU y en la que participarán 148 delegaciones de todo el mundo.

La “gran ventaja” de las cumbres es la concertación directa entre los líderes sobre las grandes alianzas regionales y posiciones comunes y son más eficaces para abordar temas políticos, estimó el canciller.

En el programa de la próxima Cumbre Iberoamericana, citó la programación de un “retiro confidencial” sólo para los jefes de estado y de gobierno, fuera o cerca de la sede, y para el que se está estudiando el formato más práctico.

Ello facilitará, dijo, una cumbre “mas inmediata y mas eficaz”, que también servirá como test para diferentes alternativas futuras.

La Cumbre de Panamá analizará el informe encargado a un grupo de reflexión dirigido por el expresidente chileno Ricargo Lagos sobre el sistema de las cumbres iberoamericanas, que recomienda realizar estas reuniones cada dos años y la creación de un Foro de Cooperación que potencie la región como un espacio político, económico, social y cultural.

“La idea del grupo de reflexión es ver los cambios que está experimentando Iberoamérica de una forma mas minuciosa”, según Núñez Fábrega.

“Hay que darle sustancia a las relaciones internacionales, tienen que llegar al pueblo, a los trabajadores y a los empresarios”, añadió el canciller.

También aludió al auge de la región latinoamericana y recordó citando que hace 40 años nadie hubiera imaginado que se podía dar la situación de dos candidatos finalistas, de Brasil y México, como ocurrió recientemente para asumir el liderazgo de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

El canciller panameño se encuentra en Madrid en visita oficial y hoy se entrevistó con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y mantuvo un almuerzo con el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo.

Con el jefe de la diplomacia española firmó un acuerdo de seguridad que incluye la lucha contra la delincuencia, el terrorismo, las pandillas, la trata de personas, el secuestro y la falsificación.