Compartir

Mientras ambos celebraban su primer encuentro, en las afueras de la Casa Blanca un grupo de manifestantes portaba carteles para reclamar el respeto de los derechos humanos en Vietnam y pedir al Gobierno de Obama que anteponga esos derechos a las negociaciones para el acuerdo de comercio regional.

Al término de la reunión, Sang anunció que el mandatario estadounidense ha aceptado la invitación extendida por su Gobierno para visitar Vietnam antes de concluir su segundo mandato.

Obama destacó, por su parte, que trató con Sang de las posibilidades que ofrece el acuerdo comercial transpacífico y del progreso de las relaciones con Vietnam, así como de la necesidad de respetar los derechos humanos.

El TTP es “un esfuerzo extraordinariamente ambicioso para incrementar el comercio y la transparencia” y EE.UU. y Vietnam están comprometidos con la meta de cerrarlo antes de fin de año, porque saben que “puede crear empleos e incrementar las inversiones en toda la región y ambos países”, subrayó.

Obama destacó el continuo progreso y fortalecimiento de las relaciones entre EE.UU. y Vietnam que, a su juicio, ha permitido a ambos países establecer una mayor cooperación en asuntos como el comercio, la defensa e intercambios científicos y educativos.

“Discutimos los retos que todos afrontamos en lo que se refiere a los asuntos de derechos humanos, y enfatizamos cómo Estados Unidos sigue creyendo que todos tenemos que respetar asuntos como la libertad de expresión, libertad de religión y libertad de asamblea”, señaló.

Ambos también hablaron de los continuos esfuerzos para la repatriación de los restos de soldados estadounidenses caídos en acción durante la guerra de Vietnam, así como de la cooperación bilateral en asuntos medioambientales y sanitarios que continúan vigentes a raíz de ese conflicto, según Obama.

Una coalición de grupos sindicalistas y defensores de los derechos humanos instó el miércoles a la Administración Obama a suspender las negociaciones con el Gobierno de Hanoi para el TPP, que hoy cerraron su décimo octava ronda en Malasia.

Las negociaciones para crear una zona de libre comercio de 26 billones de dólares anuales implican a un total de doce países: EE.UU., Vietnam, Australia, Brunei, Canadá, Chile, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Japón, que se sumó a la lista esta semana.

Pero grupos como el sindicato de los Teamsters, Human Rights Watch y la Coalición Ciudadana de Comercio han denunciado la situación de derechos humanos en Vietnam, en particular los abusos laborales, y consideran que ese país no merece ser premiado con mayores privilegios comerciales.

Por su parte, varios líderes del Congreso han pedido mayores presiones al Gobierno de Hanoi por asuntos como las restricciones en el uso de las redes sociales y la represión contra grupos disidentes.

El presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, el republicano Ed Royce, dijo que la detención arbitraria de al menos 50 activistas de los derechos humanos en lo que va del año es prueba “del intolerable estado de los derechos humanos en Vietnam”.