Compartir

Sólo en el segundo trimestre la facturación creció un 2,5 % pero excluyendo el impacto de la bajada de precios por la regulación la subida hubiera sido del 4,6 %.

Los negocios de telefonía móvil aportaron 1.595 millones de euros, un 1,4 % menos que hace un año, aunque excluyendo el impacto regulatorio habrían crecido un 1,4 %.

El negocio fijo creció un 15,4 % hasta los 418 millones de euros por el incremento de los servicios de banda ancha

El margen de ebitda sobre ventas en el semestre fue del 23 %, 0,3 puntos más que hace un año.

Orange ha invertido 237 millones en estos seis meses, un 12,9 % más que hace un año y los ha destinado fundamentalmente a la modernización de su red móvil, al lanzamiento de sus servicios de cuarta generación, al incremento de su presencia en centrales para conectarse al bucle de Telefónica y al despliegue de su red de fibra con Vodafone.

La operadora cerró el primer semestre con 13.750.000 clientes, de los que 12.238.000 son de telefonía móvil (un 4,5 % más que hace un año) y 1.512.000 de banda ancha (un 14,7 % más).

Orange ha informado que el 56 % de la base total de clientes de banda ancha fija tiene servicios convergentes, 32 puntos más que hace un año.