Compartir

Gilles Bourdouleix (53 años), diputado centrista y alcalde de Cholet (Maine-et-Loire, al oeste de Francia), ha provocado la primera tormenta política del verano al despedir a un grupo de gitanos expulsados de su pueblo con la siguiente declaración: «Hitler quizá no mató a suficientes gitanos…».La frase, dicha en voz baja, no lejos del micrófono de un periodista, se propagó con un incendioa las p…