Compartir

El resultado tiene lugar al final de unos meses marcados por el aumento de impuestos en España y Reino Unido y en los que ha hecho varios ajustes en el valor de sus activos.

Según ha comunicado hoy la eléctrica a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el beneficio de explotación o ebitda se sitúo en 4.051 millones de euros (5.266 millones de dólares), un 0,9 % menos que en el mismo periodo de 2012, en línea con la caída de ingresos, también un 0,9 %, hasta los 16.836 millones de euros (21.886 millones de dólares).

En Latinoamérica, donde tiene negocio en varios países, la empresa española ha aumentado el número de usuarios en ese semestre, al pasar de 11,8 a 12,1 millones (+3,1%).

En Brasil, el grupo se ha visto afectado negativamente por la revisión de tarifas en Elektro, con un impacto negativo de 70 millones de euros (91 millones de dólares), y el sobrecoste energético, cifrado en 43 millones de euros (56 millones de dólares) a causa de las condiciones climatológicas, que se prevé recuperar a través de las revisiones de tarifas.

Mientras tanto, en México, Iberdrola se mantuvo como el primer productor privado, con 4.987 megawatios, en un contexto de reducción de la demanda eléctrica.

La deuda neta ajustada del grupo al cierre del periodo se sitúo en 28.800 millones de euros (unos 37.440 millones de dólares), lo que supone una reducción de 3.225 millones de euros con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.