sábado, 15 agosto 2020 22:40

Obama asegura a sus simpatizantes que la economía es su máxima prioridad

“No hay ninguna cuestión más importante para este país que la de cómo creamos una economía en la que todo el mundo que trabaje duro sienta que puede salir adelante y sentir algún tipo de seguridad”, señaló Obama ante un grupo de voluntarios de Organizing for Action (OFA) en un hotel de Washington.

Obama prometió que la alocución que ofrecerá este miércoles en la Universidad Knox de Galesburg (Illinois) será un “muy buen discurso”, si bien reconoció que en otras ocasiones ha dado buenos discursos que no siempre se han traducido en mejoras para los estadounidenses.

“Voy a necesitar su ayuda”, les dijo a los voluntarios de OFA, una organización creada tras su victoria electoral en noviembre de 2012 para ayudar a impulsar los objetivos legislativos de su administración.

El mandatario adelantó que su primer discurso del miércoles será “temático”, y los que le seguirán en las semanas siguientes contendrán “propuestas concretas”, algunas que ya conocidas y otras “nuevas”.

“Algunas de las propuestas que haremos, va a ser muy difícil conseguir que las apruebe el Congreso”, reconoció. “Claro que cualquier cosa es muy difícil que la apruebe este Congreso”, bromeó.

“Estoy ilusionado con este discurso, no porque crea que va a hacer que nadie cambie de idea sobre nada, sino porque nos da una oportunidad de volver a centrarnos en algo en lo que los estadounidenses me han enviado aquí a centrarme”, apuntó.

Obama mencionó otros asuntos que tienen un “impacto”, como el cambio climático, la “erosión de los derechos civiles o de las mujeres” o “el aumento de la violencia con armas”, pero destacó que “es más probable que esos asuntos progresen si la gente se siente bien acerca de sus propias vidas y su situación económica”.

Consideró que durante su primer mandato, Estados Unidos ha conseguido “volver a la base” económica tras la recesión de 2008, y ahora es necesario “seguir escalando”.

Se espera que los discursos de Obama sobre economía se extiendan hasta septiembre, cuando podría ser necesario elevar el techo de la deuda, lo que hace presagiar un nuevo tira y afloja entre la Casa Blanca y los republicanos.